Diferencias entre editoriales de edición conjunta y de autoedición

editoriales de edición conjunta y de autoedición

Lo prometido es deuda, por fin vamos a contestar de forma detallada la gran diferencia que existe entre las editoriales de edición conjunta y de autoedición.

Y es que muchos de vosotros nos lo preguntáis día a día, por eso hemos querido destacar el diferente trabajo que realizan las editoriales de edición conjunta o, más que diferencias, resaltar qué es lo que hacen las editoriales conjuntas que las de autoedición aún no y deberían mejorar.

Apto o no apto

Son editoriales que no se centran en la cantidad, sino en la calidad. Eso quiere decir que, aunque puedan emitir unos 20 informes de lectura mensuales, solo se publican unos 5 para que haya buena fluidez de trabajo y garantizar, tanto al autor como al lector, las mejores oportunidades cuando esas obras ven la luz.

Valoración

Este apartado quizá sea el más importante del que se encargan las editoriales de edición conjunta, puesto que es el punto donde profesionales cualificados tratan minuciosamente con tu obra, desgranándola para poder obtener como mínimo los siguientes puntos:

1.     Características de la obra.

2.     Estructura.

3.     Puntos fuertes.

4.     Puntos débiles a mejorar. Descripción si hay punto que haga la obra no editable.

5.     Sugerencias de corrección (Corrección de estilo, ortotipográfica o integral).

6.     Calidad Objetiva del texto.

7.     Opinión personal sobre el texto.

Y es que estos apartados son de vital importancia, pues te van a ayudar a ver si la obra se encuentra en un punto óptimo para sacarla al mercado, y de este modo tener un añadido de ventas. En este informe se debe desglosar si la obra es apta o no y el por qué, para que en caso negativo, el autor pueda seguir trabajando en ella.

Las librerías actualmente tienden al rechazo de libros autoeditados, contando con que no siempre son libros de calidad. Saben que muchos de ellos no son leídos por nadie (a excepción del autor), ni muchos menos corregidos. Son fáciles de colocar en librerías cercanas al autor, pero no se suelen extender a muchas localidades más.

 

Correcciones

Otro de los puntos fuertes de las editoriales de edición conjunta es que todo lo que editan va corregido. En el propio informe se estima qué tipo de correcciones son necesarias para ser aplicadas en este punto.

Esto es de vital importancia, ya que no queremos que una obra de calidad parezca “amateur”. Los lectores suelen ver que donde hay faltas de ortografía no hay profesionalidad y, por este tipo de cosas, dejan de leer y nos podemos perder grandes obras por este gran problema. Así que recuerda, si tu obra no la leen, ni mucho menos corrigen en una editorial, no estás eligiendo la acertada.

 

Agente Literario

Si la editorial ha confiado en tu obra, está claro que debe ayudarte con la distribución de la misma. En una editorial de edición conjunta, su trabajo no termina en hacerte llegar los libros, sino que sigue contigo de la mano para que en lo que ambos habéis trabajado, finalmente llegue al máximo número de personas.

En este caso es muy importante la figura de agente literario. Es una persona encargada de hacer notas de prensa, cerrar presentaciones y hablar con librerías, explicándoles la trama de tu obra y cómo ha sido tratada para que esté en el máximo número de puntos de venta físicos.

Obviamente, eso no quita que también esté a la venta bajo demanda o en formato electrónico en los principales puntos de venta, como pueden ser: Amazon, La casa del Libro, El Corte Inglés, Cegal, Fnac, Worten… Incluso extendiendo los puntos de venta a Latinoamérica.

 

Profesionalidad

Y es que además de todo lo tratado anteriormente, las editoriales de edición conjunta no solo se encargan de hacer valoraciones, corregir y poner personal físico para tratar los puntos de venta. Como hemos hablado, este tipo de editoriales son de lo más completas, y para que todo el trabajo previamente mencionado luzca, también se encargan de la tramitación legal (como es el depósito y la asignación del ISBN), de la maquetación integral, de hacer una cubierta acorde con el contenido y teniendo en cuenta que sea vistosa, para que quien pase por su lado no quede indiferente…

Además, para acompañar todo este gran trabajo, suelen dar material promocional para que lo tengas mucho más fácil al cerrar una venta. Suelen ceder, entre otras cosas, marcapáginas, tarjeta de visita, cartelería promocional, expositores, roll up, redes sociales, video-book…

 

Así que esperamos que este artículo os haya sido de utilidad para diferenciar las editoriales de edición conjunta y de autoedición. Al menos para que a la hora de decantaros por una editorial podáis exigir un mínimo de calidades. Recuerda, son calidades para el autor y también lector.

¿Creéis que a este tipo de editoriales se les podrían sumar algún servicio añadido?

19 ideas para mejorar tu productividad como escritor

19 ideas para mejorar tu productividad como escritor

La mayoría de nosotros tendemos a desmotivarnos pronto al escribir, sin embargo hoy quisiéramos mencionar una buena cantidad de consejos que siempre permiten mejorar tu productividad como escritor. 

Ser productivo significa trabajar mejor en el menor tiempo posible, logrando el resultado deseado, para disponer de más tiempo y dedicarlo a lo que prefieras.

Planificar el tiempo y organizar tareas de escritura no sólo son factores de productividad, son también el mejor indicativo del compromiso con tus objetivos y del deseo de que las cosas marchen según lo previsto. Las personas que escriben tienen claro lo que quieren y es más difícil que se dejen llevar por otros estímulos externos, los imprevistos o las interrupciones. Debemos dejar espacio en nuestro cerebro, no tanto para almacenar sino para crear.

Así pues, si quieres ser un escritor productivo, no te pierdas estos consejos.

19 ideas para mejorar tu productividad como escritor

1. Prepárate

Establece un ciclo para aumentar la productividad, prepárate la noche anterior para el día siguiente. Ten listo el material y todo lo necesario para arrancar lo más pronto posible.

2. Madruga

Puedes decidir levantarte 2 horas antes de ir al trabajo para tener ventaja y escribir unas cuantas páginas o palabras antes de comenzar tu rutina.

3. Escribe metas diarias

Escribe tus prioridades del día con el fin de concentrarte en tu objetivo y a final del día analiza qué has logrado. Cuando tengas un problema que resolver trata de asignarle un tiempo y colócalo en primer lugar.

4. Analiza qué cosas te hacen distraerte y elimínalas

Si quieres mejorar tu productividad, elimina o limita tu tiempo a estas actividades o asígnales un momento determinado al día. Si no necesitas hacer algo realmente, quítalo de la lista.

5. Clasifica y agrupa todo lo que haces

Clasifica las actividades que haces al cabo del día en función de importancia, habilidades, tiempo, dificultad… y establece un horario para cada una. Ten en cuenta que no todas las actividades requieren el mismo grado de concentración, piensa en qué momento eres más o menos creativo o estás más o menos inspirado.

6. Intenta hacer lo peor primero

Aprende a enfrentarte a las tareas menos placenteras por la mañana, en vez de dejarlas para el final del día. Esto te permitirá tener un gran día productivo, y finalmente no te sentirás mal cuando llegue la noche, por haber dejado de hacer lo necesario.

7. Identifica tu hora pico

Identifica los momentos de motivación y haz las tareas más importantes en esas horas. Esto puede ser variable, pero identificar inicialmente tus horas pico, te permitirá ser más productivo.

8. Una sola tarea a la vez

Una vez que inicies una tarea, (ya sea elegir el título para tu obra) trata al máximo de completarla… de no detenerte hasta finalizar, y de no mezclar esta actividad con otras. No llegues hasta la mitad y cambies a otras o descanses, define tus paquetes de tiempo y enfócate por completo en una sola cosa.

9. Divide y multiplicarás

Rompe tus ideas en pequeñas partes y trabaja en cada por separado, de esta manera no sentirás la presión de un gran capítulo o parte, sino que tendrás tareas realizables todo el tiempo.

valoracion y correccion editorial
Puedes mandarnos tu obra y la valoraremos sin ningún tipo de compromiso. Pica en la imagen para saber cómo.

10. Deja tiempo entre actividad y actividad

Con el fin de obtener el máximo beneficio a lo que estás haciendo, deja siempre un margen de tiempo entre cada actividad. Esto te permitirá disfrutar más del momento, estar más relajado o concentrado, y reflexionar, hacer frente a cualquier imprevisto y no tener que estar pensando en lo siguiente.

11. Pon metas de tiempo

Asigna tiempo a cada tarea que vas a realizar, sin importar cuánto sea. Lo importante es que no dediques mucho tiempo más del establecido, ni tampoco menos. Si vas a trabajar un par de horas hay que especificar la cantidad de trabajo que se va a realizar antes de ponernos con otro. Por ejemplo si estás escribiendo un libro, que tu tarea sea no levantarte hasta escribir 1000 palabras.

12. Elimina distracciones

Ve a un lugar calmado y silencioso, como a un café, a una librería o a un parque, y enfócate en terminar ese capítulo o página pendiente. Si la música te sienta bien, puedes hacer uso de ella, pero asegúrate que sea música que te ayude a concentrarte.

13. Adecúa el entorno

Un entorno adecuado es fundamental para aumentar la productividad. Trabajar en un lugar ordenado para que brinde enfoque y claridad. Esto impulsa tu motivación a la hora de poder escribir.

14. Desarrolla una meta para un objetivo grande

Divídelo en varias metas. Una meta tiene que ser específica, realista, alcanzable y medible. Escribe todos los beneficios a alcanzar o pérdidas a evitar. Escribe las acciones diarias que harás para conseguirlo. Para apoyar la meta piensa si merece la pena.

15. Cuenta con los demás

Cuando le cuentas a los demás sobre tu avance, en realidad estás adquiriendo un compromiso moral inconscientemente. Llevarás la carga de tener que responder por este compromiso y eso te obligará (inconscientemente) a cumplirlo haciendo lo que sea necesario. (Cuidado con la información que revelas y a quién se la revelas).

16. Rellena espacios de tiempo con lectura

Lleva siempre un libro, donde puedas leer, para aquellos momentos en los que tengas que esperar. Por ejemplo en el médico, en la sala de espera de una oficina… Lo importante es que la lectura sea algo que te guste y sirva.

17. Lista de “Noes” a conseguir

Saber decir no de forma asertiva a situaciones que te perjudican te ayuda a centrarte en tus objetivos, tener más seguridad en ti mismo y ganarte el respeto hacia ti. Si detectas alguna situación, prueba a decir no, ofrece alternativas, verás que la recompensa es grande.

18. Haz tu lista de logros actuales

Ve anotando tus nuevos logros sean grandes o pequeños, de tu día a día (semanalmente, mensualmente…) y hacer un balance positivo.

19. ¡Mis ideas!

La mayoría de las veces nos surgen ideas en el momento más inesperado. Cualquier idea que tengas por absurda que parezca, anótala enseguida o se esfumará para siempre. Haz caso a tus intuiciones.
Cualquiera de estas ideas seguro que suponen grandes avances hacia la mejora de tu productividad en la escritura, mayor motivación o sentido de lo que haces, mayor relajación dentro del esfuerzo y en definitiva mayor bienestar para ti.

 

Esperamos que estos consejos te puedan ayudar a mejorar tu productividad como escritor y de este modo puedas dedicar más tiempo a la escritura. La semana siguiente traeremos los softwares que te permiten ser mas productivo una vez tengamos asimilados estos. ¿Has utilizado alguno de estos consejos? ¿Nos recomendarías uno más para llegar a los 20?

7 criterios para acertar al elegir editorial

7-criterios-para-elegir-editorial-para-publicar-tu-libro

¿Estás considerando la opción de autopublicar un libro?. Estás de enhorabuena. Hoy te damos unos consejos sobre cuáles son los servicios mínimos que tiene que darte una editorial para que estés tranquil@ al firmar tu contrato de edición. ¿Quieres conocer los 7 criterios para acertar al elegir editorial para publicar un libro? ¡Apunta!

Di NO a las editoriales que publiquen cualquier obra

Huye de editoriales que editen todo tipo de manuscritos. Esto es una señal de que el libro no será leído por nadie y trabajarán más como un servicio de imprenta que de editorial. Será sencillo darte cuenta. Simplemente te dirán que puedes publicar y unas tarifas, sin que te manden un informe de lectura. Sin que te den un motivo de porqué tu obra ha sido aceptada por ellos.

Si no te mandan un primer informe de lectura, no es de fiar

Busca editoriales que hagan una primera lectura de tu obra. A día de hoy, todo el mundo puede autopublicar. Si lo que buscas es estar en las mejores librerías, tienes que encontrar una editorial con servicio de lectura (o informe de lectura) ya que, en este momento, necesitas consejos de mejora o refuerzo de cosas a resaltar. Al principio será un proceso que tarde más, pues habrá alguien que lea tu obra, pero a la larga lo agradecerás. Son muchas las librerías que rechazan libros por no cumplir un mínimo de calidad.

Corrección obligatoria

La corrección debe ser obligatoria e incluida, es decir, si te dicen que si contratas X ejemplares o hasta X páginas la corrección es gratuita, ya podrás imaginar que no todos los libros que han editado han cumplido esas características, con lo que tenemos que tener claro que sea una línea editorial profesional, para que después nuestro libro, el que nos ha costado tanto trabajo y que con tanto cariño hemos tratado, no sea rechazado por los lectores.

Corrección sin coste adicional

Debemos encontrar una editorial que se encargue de hacer las correcciones ortotipográficas, de estilo e integrales. Esto quiere decir que por mucho cuidado que hayamos tenido escribiendo, si no somos filólogos, siempre se nos podrá escapar algo. Por ello debemos entregar la obra a una editorial que cuente con este tipo de servicios sin un cargo adicional.

Gestión de tramitación legal

Llegados aquí es importante que gestionen la tramitación legal, al menos el depósito e ISBN, para que tu libro, con su código asociado, pueda ser encontrado en cualquier punto de venta.

Maquetación y diseño profesional

Es importante que sea una editorial que cuide al detalle la maquetación y diseño de la cubierta de forma profesional. La estética del interior y exterior son muy importantes. Tienes que entender que cuanto más atractivos sean los ejemplares, más lectores se acercarán a tu obra.

Editorial y editor, unidos por un mismo fin

Por último, y no menos importante, es fundamental encontrar una editorial que te de un servicio durante la edición y después de ella. Debéis tener en común el éxito de la obra. La editorial y tú debéis ser un equipo para que el libro llegue al máximo de lectores, para ello es bueno que te promocionen en redes sociales, prensa, presentaciones…

 

Si has ido respondiendo que sí a todos los servicios, ¡por fin puedes elegir editorial para publicar un libro! Has encontrado una editorial de confianza, con la que podrás firmar tu contrato con total tranquilidad.

Esperamos que te hayan sido de utilidad estas sugerencias antes de decantarte por una editorial, pues en gran medida, de esto dependerá el éxito de tu novela. Y tú, ¿Nos sugerirías algún servicio más?

 

¿Cómo debe ser la estructura de los diálogos de una obra?

estructura de los diálogos de una obra

Diálogos y estructura

Muchos escritores tenéis dudas sobre el uso de los guiones de diálogo en su estructura, la función de estos es la de indicar lo que dicen los personajes de un texto, y separar lo hablado por uno de ellos de lo que añade el autor de forma explicativa.

Si escuchamos una conversación e intentamos llevarla al papel, nos damos cuenta de que ese diálogo no funciona a nivel narrativo. Las conversaciones están llenas de interrupciones, frases sin terminar… Los diálogos pueden adoptar formas y convenciones muy distintas según el tipo de obra. Conocerlos bien nos ayudará para elegir cuál nos conviene emplear

Diálogos con y sin acotaciones

Los diálogos pueden incluir diálogos con acotaciones del narrador, cuando es así, se dice que son abiertos, cuando son sin acotaciones, se dice que son cerrados.

En este caso se utiliza la raya aportando información al lector sobre la acción o tonalidad del personaje que habla, dejamos unos ejemplos para apreciar mejor la diferencia;

—Hola, ha llegado Andrea —dijo Javi. Diálogo con acotaciones (abierto) del narrador.

—Andrea, tengo ya coche; ¿y tú? Diálogo sin acotaciones (cerrado) del narrador.

Raya y guión

Es uno de los fallos más frecuentes a la hora de escribir un diálogo. La diferencia entre la raya y el guión es sencilla, el guión (-) es más corto que la raya (—). La forma correcta de escribir los diálogos es con raya;

—Andrea, llama a Pablo. 

La raya se debe usar durante todo el diálogo, incluidas las acotaciones del narrador:  

—Hola, me llamo Pablo -dijo él. Incorrecto. 

—Hola, me llamo Pablo —dijo él. Correcto.

Así que, en todos los diálogos hay que usar raya, nunca guión.

Espaciado

  • Usar el espaciado en los diálogos es otro de los fallos más frecuentes, simplemente hay que recordar que no hay espaciado entre la raya y la primera letra del diálogo: 

—Mi hermano se llama Jonathan. Correcto.

— Mi hermano se llama Jonathan. Incorrecto

  • No hay espaciado tampoco en la acotaciones del narrador, pero si entre la última palabra del diálogo y la acotación.

—Mi hermano se llama Jonathan —dijo Rosa.  Correcto.

—Mi hermano se llama Jonathan — dijo Rosa. Incorrecto

 

  • No hay espaciado al final de la acotación, pero sí que hay al comenzar de nuevo el diálogo. 

—Mi Hermano se llama Jonathan —dijo Rosa— y tiene cinco años. Correcto.

—Mi hermano se llama Jonathan —dijo Rosa — y tiene cinco años. Incorrecto.

  

Los diálogos son parte fundamental de cualquier historia, por lo que es imprescindible para todos tener claro su estructura, estos no son los únicos diálogos y pueden hacerse combinaciones a partir de estos, así como nuevas formas. Lo importante es que el texto fluya y que el lector sepa quién está hablando en cada momento. A partir de ahí, depende del ingenio y pericia del que escribe.

 

Esperamos que estos consejos sobre cómo debe ser la estructura de los diálogos de una obra os hayan servido y los llevéis a la práctica.

8 Trucos para redactar una obra literaria que sea legible y comprensible

8 Trucos para redactar una obra literaria bien

Al redactar una obra literaria hay que ser concretos, no hay que mezclar ideas. La obra tiene que tener una estructura coherente que facilite la lectura. Esto es algo indispensable para redactar una obra literaria y hacerlo bien. Vamos a ver a continuación 8 trucos para asegurarnos de que un texto se lee y se comprende con facilidad.

 

1. Para redactar una obra literaria mejor no hay que escribir como se habla

La construcción del lenguaje hablado y escrito son diferentes. Estos deben seguir una determinada estructura. Asegúrate de que cada frase tiene sujeto, predicado y los complementos necesarios. De esta manera cada idea estará enunciada y concluida.

2. Estructura las ideas

Hay que tener claro sobre qué se va a escribir y qué se quiere lograr. Hacer un borrador donde apuntes las ideas principales a tratar y luego desarrollarlas de manera ordenada será una técnica apropiada para redactar mejor una obra literaria. Agrupa todo lo relacionado con una misma idea en un mismo párrafo o en párrafos consecutivos, evita saltar de un tema a otro de forma desordenada confundiendo al lector.

3. ¡Muy importante la puntuación!

Puntuar correctamente es indispensable para redactar mejor, ayuda organizando el texto para que no sea caótico, de este modo se consigue una escritura fluida.

Evita párrafos largos compuestos por una única oración. Relee el texto en busca de frases demasiado largas y trata de separarlas en frases más cortas. Este punto es vital para no saturar sin descanso al lector.

4. Menos es más (adjetivos y adverbios)

En lugar de unir una cadena de varios adjetivos, para redactar una obra literaria bien, te aconsejamos buscar aquel que exprese a la perfección lo que quieres decir. Reduce el uso de adjetivos y adverbios.

Acumular palabras no vuelve una idea más clara, se trata de encontrar la palabra apropiada.

5. Evita repetir palabras

Si acabas de emplear una palabra, para redactar mejor te aconsejamos no repetirla de nuevo. Repetir palabras denota pobreza de vocabulario. Usa un diccionario de sinónimos para encontrar alternativas.

6. Elimina muletillas

Casi todos tenemos esa muletilla que repetimos siempre. Búscala en tus textos para redactar mejor y erradícala.

7. ¡Errores!

Equivocarse es de humanos. A pesar de ello, trata de evitar los errores. Para escribir mejor una obra literaria consulta todas tus dudas con un diccionario para cerciorarte de la grafía exacta de la palabra sobre la que no estás seguro o de que significa lo que tú crees.

8. Corrige

Revisa el texto al menos dos veces. Lee el texto en voz alta. Dáselo a leer a un amigo. Así te asegurarás de que no hay errores, pero también de que es un texto comprensible que trasmite con claridad tus ideas.

Debes prestar atención a los puntos que acabamos de ver para redactar mejor si vas a escribir un texto literario, una novela o un relato. Así que tenlos siempre presentes.

 

Estos son nuestros 8 trucos para escribir una obra literaria bien. No solo te aconsejamos tenerlos en cuenta, sino que estamos seguros que nos dejaremos en el tintero alguno que otro. Así que si quieres ayudarnos a completar este artículo con algún otro aspecto o truco que tú utilices para redactar una obra literaria estaremos deseando conocerlo Te animamos a dejarlo en un comentario.

8 consejos para escribir una escena erótica creíble

consejos para escribir una escena erótica

El sexo es un proceso natural en el ser humano. Pero para hablar de él puede resultar complejo, sobre todo cuando tratamos de introducirlo en un texto. Por eso, los escritores deben prestar especial atención a la hora de escribir una escena erótica. En el día de hoy desde Azur Editorial queremos ayudarte con consejos para escribir una escena erótica que creemos útiles si en tu próxima obra vas a incluir un pasaje de este tipo. Coge papel y lápiz que empezamos.

 

Consejos sobre cómo escribir una escena erótica creíble

Nunca olvides que escribes para tu público

Cuando se escribe una escena erótica es importante definir a quién va dirigido. Por ejemplo, para adolescentes, el tratamiento de la escena erótica debe ser diferente al de los relatos para adultos.

Lo importante es que tenga lógica dentro de la historia, que no parezca forzado.

El erotismo depende de tus personajes

El sexo debe acontecer de forma natural, siempre en base a las experiencias y personalidades de los implicados. Por eso, es fundamental definir muy bien a los protagonistas de una relación sentimental y/o sexual.

El sexo no es igual para todos, por tanto tampoco lo será para tus personajes. Dos jóvenes que mantengan relaciones sexuales porque están enamorados no lo sentirán ni lo vivirán de la misma forma que dos desconocidos que solo buscan placer en el otro y no mantienen vínculos afectivos. Por eso, tú tampoco debes narrarlo del mismo modo.

¿Qué siente cada uno de los implicados?

Dentro de la experiencia sexual hay dos puntos de vista: el de los dos individuos, (en el caso de haber dos implicados). Por eso, es importante saber qué significa para cada uno de dicho encuentro sexual. Para uno puede ser estar enamorado, e intimar con el ser querido implique algo especial y mágico, mientras que para el otro puede que no sea más que un “encuentro casual”.

Desde cada personaje, el mismo hecho puede tener interpretaciones y descripciones completamente diferentes entre sí. Lo ideal en casos distintos es contar la historia desde fuera, para dar a entender la versión de cada uno, lo que puede atraer poderosamente la atención del lector.

Las consecuencias de la escena erótica

Normalmente, cuando se da importancia a una escena en una historia es porque tendrá una consecuencia en la evolución de los hechos. En caso de que sea así, es mejor dejar clara la forma en la que ambos personajes se han compenetrado. Resaltar el nivel de intimidad alcanzado tras un encuentro erótico permitirá a los lectores comprender los sucesos relacionados con este hecho que estén por venir.

El uso del erotismo como recurso

Describir una escena sexual requiere: disposición, relajación y disfrute. Como autor, necesitas pasárselo bien al escribir una escena erótica si quieres conseguir que la redacción resulte creíble. Se trata de comprender lo que está sucediendo, de compenetrarse con los propios protagonistas.

Hay que estimular los sentidos de los lectores para que entiendan lo que se busque resaltar en un momento así.

Ante todo, naturalidad 

Es crucial que todo ocurra con naturalidad. No solo en el acto en sí, también los hechos previos. Es importante describir dichas circunstancias con anterioridad, para que quede claro por qué han impulsado las acciones de los protagonistas, y que no parezca mero capricho del autor. Ese tipo de cosas desmejoran un texto, por eso hay que prestarles mucha atención.

El lenguaje a utilizar 

El lenguaje que se utilice vendrá definido por el “tipo” de sexo que se vaya a describir. La pasión, el salvajismo e incluso la monotonía se cuentan de formas distintas.

Los elementos descriptivos 

Finalmente, en cuanto a la descripción, recuerda que no tiene que ser mecánica. Recomendamos que se recurran a figuras literarias siempre que se necesite reflejar las emociones y sensaciones de los implicados, para que tu texto sea sutil, de calidad, y se centre en lo verdaderamente importante.

No olvides que el mero hecho de hablar de sexo no convierte una historia en un relato erótico. Lo importante es aprender a darle su justo valor para la trama y para despertar el interés del lector.

 

Desde Azur Editorial esperamos que os hayan resultado interesantes y llevéis a la práctica alguno de estos consejos sobre cómo escribir una escena erótica que os hemos dado hoy. Y, por supuesto, nos interesa saber tu opinión sobre ellos o que nos ayudes a completar este artículo con consejos que crees que podrías dejar para otros escritores como tú. Te animamos a hacerlo dejando en un comentario.

Consejos de escritores para escritores

Consejos de escritores para escritores

Más vale aprender de los errores ajenos que esperar a cometerlos uno mismo. Y más si hablamos de un oficio que abarca tanto y que es tan complejo. Para dar un buen uso a la escritura , el escritor debe aprender algo distinto sobre su trabajo cada día. Y qué mejor enseñanza puede haber que las impartidas por los mejores escritores del mundo. De escritores para escritores:

1. Vive una escena, no te limites a escribirla. 

No utilices el camino fácil en tus descripciones, lo único que conseguirás será privar de intensidad y realismo a tu obra. Utiliza la magia de las palabras, el doble sentido, las metáforas… Recurre a tus herramientas narrativas y haz buen uso de ellas. Hay muchas formas de contar algo, por el camino fácil y predecible no es el aconsejado. Estimula tu mente antes de escribir e intenta imaginar aquello que quieres narrar. Un escritor debe crear sensaciones con sus palabras.

-No me digas que la luna brilla. Muéstrame el brillo de la luz en el vidrio roto.

Anton Chekhov

***

2. Tu decides.

En demasiadas ocasiones las opiniones ajenas pesan más que las nuestras, dejando que tu talento e inventiva dependa del criterio de otra persona. Haz caso omiso a lo que te digan. Es tu arte, tu historia. Medita con sabiduría las opiniones constructivas sobre tu libro, pero no olvides que la última palabra la tienes tú.

-Escribe sobre lo que quieras. Nadie dijo antes que Harry Potter se publicara: “oh, debería haber un libro sobra Harry Potter”. Sabes que podrás contar una buena historia sobre ello. Así que, no dejes que nadie te diga sobre lo que tienes que escribir. ¡Tú mandas!

Philip Pullman

***

3. No decepciones al lector.

Si destacas algún elemento durante la narración, úsalo. No dediques tiempo extra a describir elementos que no son importantes para la trama, despistarás y decepcionarás. Debes elegir a qué dedicas las palabras en tu narración. No desperdicies frases con información superflua, ni inviertas poco tiempo en lo que realmente importa.

-Si en el primer acto tienes una pistola colgada en la pared, entonces en el siguiente capítulo debe ser disparada. Si no, no la pongas ahí.

Anton Chejov

***

4. Siente cada palabra.

Escribir consiste en abstraer la mente, concentrarte en lo que tienes delante y dejar que toda tu creatividad fluya. Se debe escribir con pasión, con emoción y con ilusión. Siempre y cuando quieras que tus resultados sean tomados en serio.

-Escribir no es complicado. Te sientas delante de la máquina de escribir y sangras.

Ernest Hemingway

***

5. Escribe, escribe, escribe.

No sólo basta con volcarse en lo que hacemos, sino hacerlo con constancia y ritmo. A escribir se aprende escribiendo. Después de escribir diez mil palabras las siguientes diez mil serán mejores que las anteriores.

-Cantidad produce calidad. Si solo escribes algunas cosas, estás condenado.

Ray Bradbury

***

6. La imaginación no atiende a normas.

Muchas buenas historias se desperdician cuando se tienen en consideración estos aspectos. No te preocupes si a uno no le gusta.

-No existes los libros morales o inmorales. Los libros están bien escritos o mal escritos. Eso es todo.

Oscar Wilde

***

7. Deja pistas para hacer que el final sea espectacular.

Comienza tu historia con pistas sobre el desenlace, haciendo que poco a poco vaya cobrando sentido.

-El primer párrafo es el último disfrazado.

Richard Peck

***

8. Haz que tus personajes cobre vida.

Este recurso es muy efectivo. Interpreta a tus propios personajes y lee sus diálogos en voz alta. Haz las correcciones que necesites hasta que la conversación quede natural y realista.

-Si estás utilizando el diálogo, dilo en voy alta mientras lo escribes.

Jonh Steinbeck

***

9. Invita al lector a entrar en tu mundo.

En el momento en que escribas las primeras frases de tu obra estarás creando tu propio mundo, espacio o realidad. Haz de la lectura una experiencia. No esperes a que el lector adivine dónde está, debes dejárselo claro desde el principio.

-Las promeras oraciones son puertas a mundos.

Ursula K. Le Guin

***

10. El talento no es determinante.

La excusa más común que frena a los escritores es esa de: “es que yo no tengo talento” o “es que yo no sirvo para esto”. Puede que sea cierto y necesites sudar para escribir algo medianamente decente. Pero, ¿y qué? Si te gusta escribir, si eres feliz escribiendo, si disfrutas escribiendo… entonces escribe. Da igual cómo se te dé, da igual que no tengas un don o la misma facilidad que otras personas. Una mala excusa nunca debería frenarte.

-Me llevó quince años descubrir que no tengo talento para escribir. Pero no pude dejar de hacerlo, pues para ese entonces yo ya era demasiado famoso.

Robert Benchley

Cómo conseguir un título perfecto para tu obra

Cómo conseguir un título perfecto para tu historia

Hoy queremos destacar algunas claves estratégicas para conseguir que tu cuento, relato o novela sea titulada como se merece.

Ponte en situación, has escrito todo el relato hasta la palabra “fin” tras la última frase. Estás feliz, emocionado y orgulloso de haber conseguido terminar tu cuento. Y entonces… ¡Horror! Te das cuenta de que aún no le has puesto título y aquí comienza la parte complicada.

Continuar Leyendo

¿Buscando inspiración para tu novela de fantasía?

¿Buscando inspiración para tu novela de fantasía?
Buscar ideas para tu proyecto a veces torna algo complicado y es frecuente salir a buscar inspiración a la calle, pero ¿qué otros métodos tenemos para obtener ideas para crear una novela? Ya dijo el maestro Picasso que él empezaba sus obras con una idea y que luego, la idea iba haciéndose cada vez más compleja hasta que se convertía en algo más. Podría decirse que Picasso partía de un esbozo de idea que iba desarrollando después.

Continuar Leyendo

Contacta con nosotros

CONTACTA CON NOSOTROS


He leído y acepto el Aviso Legal y la Política de Privacidad.

Declaro, bajo mi propia responsabilidad, ser mayor de 18 años y respondo de manera exclusiva de la veracidad de dicha declaración.

Acepto recibir la información que la entidad considere oportuno enviarme por correo electrónico o medio de comunicación electrónica equivalente. (Es posible darse de baja en cualquier momento).