Cómo inspirarse para escribir cuando crees que no tienes nada que decir.

Encontrar inspiración para escribir no es fácil. Las musas no siempre acompañan y, aunque te mueres de ganas por escribir, esas ideas no vienen a la mente o eres incapaz de explicarlas con palabras.

 

Esperamos que estos 4 consejos para encontrar inspiración para escribir te sirvan.

 

1º Encuentra tu lugar perfecto de escritura:

Encuentra el lugar en el que te sientas más a gusto, sin presiones, y verás que las ideas fluyen solas.

 

2º Apunta inmediatamente las ideas que vayas teniendo:

Ten a mano siempre un cuadernillo o usa las nuevas tecnologías y escribe una nota en tu móvil. Cuando  empieces a escribir, esas dos líneas que parecían tener poca importancia te ayudarán mucho a empezar con buen pie.

 

3º Observa tu alrededor:

Las ideas no vienen de la nada: se necesitan experiencias previas que ayuden a dar forma a tus ideas. Fíjate en las personas de tu alrededor, en sus vidas cotidianas: hay mil historias esperando descubrirse. Mira las noticias, lee mucho. Cuanto más sepas, más fácil te resultará conectar los puntos.

 

4º Da rienda suelta a tu imaginación:

Las mejores ideas nacen cuando se están desarrollando otras, así que no temas dar rienda suelta a tu imaginación y dejarte llevar. Es un largo camino, y ya llegarás al destino que tenías pensado. Pero desechar otras ideas y aprender de ellas también te ayuda a llegar a esa meta.

 

 

 

Cómo escribir relatos cortos.

Si te has decidido por empezar a escribir relatos cortos y no sabes por donde empezar, aquí os dejamos algunos consejos que os ayudarán a facilitar el inicio en el relato corto.

1º Debes pensar que quieres contar, y después simplificarlo:

Un relato corto siempre tiene una finalidad. Al acabar de leerlo nos debe haber transmitido algo. Cuando escribamos debemos tener claro cuál es el sabor de boca que queremos dejar (asustar, causar risa, hacer reflexionar, hacer una crítica social…). Una vez encontrada la idea debemos simplificarla, buscar el impacto, no contamos con muchas páginas en las que perdernos en detalles que no aporten nada a la historia. Céntrate en los detalles importantes y resáltalos.

 

2º Hay que elegir el estilo, la extensión y la estructura: 

Planifica los escenarios

¿Será una misma escena? ¿Se desarrollará a largo de un día o de varios? ¿Cuántos personajes aparecerán?

Procura utilizar un mismo estilo durante todo el relato

¿Vas a contarlo en primera persona, segunda…? Decide el narrador…

Mantén la estructura

Aunque estemos escribiendo un relato, será importante conservar la misma estructura de inicio nudo y desenlace que tiene una novela.

 

3º Conseguir que el lector se adentre en el relato: 

No podemos centrarnos en largas descripciones pero necesitamos dar al lector elementos que lo sumerjan en nuestra historia. No estamos haciendo el resumen de una historia, nuestro relato tiene que ser una historia en sí misma.

Para conseguir nuestro propósito es conveniente que nos centremos en la acción, en el momento presente, en el lugar y el instante en el que están pasando las cosas. Describamos la imagen de lo que está pasando a través de las acciones de nuestros personajes.

 

4º Elige un buen detonante

El inicio será algo primordial. Con el comienzo de nuestra historia conseguiremos, o no, mantener interesado al lector. Elige un buen detonante que mantenga atrapado a tu lector

 

5º Leer otros relatos cortos

Si queremos adentrarnos en el mundo del relato corto, será imprescindible que empecemos por leer la gran variedad de relatos cortos que podemos encontrar.

Os recomendamos algunos cómo: 

 

5 consejos para escritores por J.K. Rowling.

«No tengo las diez reglas de oro que garanticen el éxito. De lo contrario, las compartiría. Lo cierto es que he encontrado el éxito tropezando en una dirección que la mayoría de gente pensaba que era un callejón sin salida y rompiendo por el camino todas las ideas sobre lo que debía ser un libro infantil en los 90. Los protagonistas masculinos no están de moda, decían. Los internados son la peor opción para tener reconocimiento. Los libros para niños no deben tener más de 45.000 palabras…», comenta Rowling, que comenzó a escribir sus famosos libros mientras estaba en paro.

Sus cinco consejos son:

1ºLEER

“Esto va dirigido especialmente a los escritores más jóvenes. No puedes ser un buen escritor sin ser un lector devoto. Leer es la mejor forma de analizar qué hace que un libro sea bueno. Observa qué funciona y qué no, qué disfrutaste y por qué. Al principio probablemente imitarás a tus escritores favoritos, pero esa es una buena manera de aprender. Después de un tiempo, encontrarás tu propia voz.”

 

2º LA DISCIPLINA

«Los momentos de inspiración pura son gloriosos, pero la mayor parte de la vida de un escritor es, adaptando el viejo cliché, sobre la transpiración más que la inspiración. A veces tienes que escribir incluso cuando la musa no está cooperando.»

 

3º LA RESILENCIA Y HUMILDAD

“Estas dos van de la mano, porque el rechazo y la crítica son parte de la vida de un escritor. Los comentarios informados son útiles y necesarios, pero algunos de los mejores escritores fueron rechazados varias veces. Ser capaz de recuperarte y continuar es impagable si vas a sobrevivir mientras tu trabajo es evaluado públicamente.

El crítico más duro a menudo está dentro de tu cabeza. En estos días, por lo general, puedo calmar a esa crítica en particular que está en mi interior dándole una galleta y un descanso, aunque al principio a veces tenía que tomarme una semana libre para que ella adoptara una visión más amable del trabajo en curso. Una de las razones por la que transcurrieron siete años entre la idea de Harry Potter y la Piedra Filosofal y su publicación, fue que seguí guardando el manuscrito durante meses, convencida de que era una basura.”

 

4º EL VALOR

“El miedo al fracaso es la razón más triste del mundo para no hacer lo que estás destinado a hacer. Finalmente, encontré el valor para comenzar a enviar mi primer libro a agentes y editores en un momento en que sentí un notable fracaso. Solo entonces decidí que iba a intentar esta única cosa que siempre sospeché que podía hacer y, si no funcionaba, bueno, ya me había enfrentado a cosas peores y había sobrevivido… Al fin y al cabo, ¿no preferirías ser la persona que realmente terminó el proyecto soñando en lugar de la persona que habla de lo que siempre habría querido hacer?

 

5º LA INDEPENDENCIA

“Con esto, me refiero a resistir la presión de pensar que tienes que seguir religiosamente los diez mejores consejos; esos que en estos días aparecen en forma no solo de las listas en Internet, sino de libros enteros que prometen decirte cómo escribir un bestseller, lo que DEBES hacer para ser publicado o cómo hacer un millón de dólares siendo escritor.

En definitiva, tanto en la escritura como en la vida, tu trabajo es hacerlo lo mejor que puedas, mejorar tus propias limitaciones cuando sea posible, aprender tanto como puedas y aceptar que las obras maestras del arte son solo un poco menos difíciles de encontrar que los seres humanos perfectos. A menudo, me he sentido cómoda con las palabras de Robert Benchley: Necesité quince años descubrir que no tenía talento para escribir, pero no podía rendirme, porque, en ese momento, era demasiado famoso.”

 

Por qué es importante una buena foto de autor

¿De verdad es tan importante la foto de autor?

Como dijo Jane Friedman, escritora estadounidense con más de veinte años en la industria editorial: «una gran foto puede puede hacer maravillas en términos de dar credibilidad, crear confianza… o tener el efecto contrario.»

Por ello, compartimos contigo 3 consejos para conseguir la foto de autor perfecta:

1ºLa calidad

La foto del libro debe ser diferente a la de Facebook o Twitter. Debe ser una foto a la altura de tu obra. Por eso, debes evitar a toda costa las fotos desenfocadas, con mala calidad o acompañado.

2ºSé tu mismo

No hay nada peor que una sonrisa fingida o una foto en la que debes esforzarte por ser otra persona. El hecho de que busques un acabado profesional no puede alejarte de quién eres.

3ºQue sea actual

Escoge una fotografía reciente, puede ser que esa foto de tu baile de graduación sea preciosa, pero ya han pasado 20 o 30 años. Piensa que tus lectores buscarán a esa persona en la firma de libros o en alguna presentación. No los decepciones.

Definitivamente, la foto de autor es algo primordial para tu obra, por eso debe ser algo a lo que le des la debida importancia.

En Azur Grupo Editorial, contamos con grandes profesionales que te ayudarán y guiarán en todo el proceso de tu obra, incluida la foto de autor.

5 consejos para escribir terror.

 

El miedo es un mecanismo de defensa ante una situación que consideramos peligrosa, y que produce alteraciones fisiológicas y químicas en nuestro cuerpo. Todos hemos experimentado miedo alguna vez en nuestras vidas pero, ¿cómo podemos asustar a nuestros lectores?

 

  1. Lo primero que debes hacer es elegir un miedo. Para ello, puedes empezar analizándote a tu mimo y buscando tus propios miedos más profundos sacándolos a la luz. Muchas veces no tienen por qué ser miedos sobrenaturales o muy raros, de hecho, es muy posible que se trate de algún miedo racional. Esto será un punto a favor, ya que es muy posible que tus lectores también lo compartan y por tanto, empaticen mejor con la historia.

 

  1. Crea personajes con fortaleza. Procura crear personajes valientes con alguna debilidad interna o trauma. Por ejemplo, no es lo mismo desarrollar la historia con un personaje que en seguida se asusta (le quitará importancia a la situación) que con un personaje fuerte, que le cuesta tener miedo. Esto creará la sensación en el lector que, si el personaje está asustado, es por algo realmente inquietante.

 

  1. Construye situaciones cotidianas. Elije un escenario normal y diario e introduce algo terrorífico. Por ejemplo, puedes hablar del piso de al lado, de los sonidos extraños que se oyeron el otro día en la escalera de tu edificio… Son situaciones tan normales que el lector empatizará muy bien con lo que narras.

 

  1. Ataca a tu personaje. Introduce la figura del mal o el miedo en una situación segura para el personaje en la que supuestamente no deba pasar nada. De esta manera dejarás patente que no hay un momento de protección para él y por tanto, tampoco para tu lector.

 

  1. Elabora un final a la altura. Ten en cuenta que aunque el personaje supere su trauma o temor, puedes dejar claro que el miedo o la amenaza perdura. Seguro que así el lector sigue dándole vueltas después de haber acabado la última página.

Cómo NO escribir una novela.

Te contamos 3 errores comunes al escribir una novela y te aconsejamos cómo evitarlos o solucionarlos.

 

1º Un mal argumento:

Uno de los principales errores que podemos cometer, es escoger un mal argumento.

Quizás haya un tema que para nosotros sea apasionante y consideremos que es muy buena idea, pero no siempre va a ser así.

O incluso hemos dado con una historia atractiva pero no hemos sabido desarrollarla con acierto.

Pero no te preocupes, este primer error, tiene fácil solución:

Te aconsejamos que deseches la idea que tenías y busques otra. O también puedes volver a escribir de nuevo la novela, pero de manera diferente hasta conseguir lo que queremos.

2ºSeguir las modas:

Otro error muy común, sobre todo en escritores primerizos es seguir la moda a la hora de escribir.

Pongamos un ejemplo; es verdad que Stephenie Meyer  ha triunfado con su saga vampírica, pero esto no significa que tu vayas a tener la misma suerte.

Porque, ¿quién quiere leer una copia, cuando puede leer el original?

Esto no significa que sea malo fijarnos en grandes escritores e imitarles en algunos aspectos. Pero si tu intención es escribir una novela siguiendo los géneros de moda, lo mejor es que busques algo que te distinga entre los demás.

¿Nuestro consejo? Busca tus propias historias ajenas a cualquier moda o corriente del momento.

3ºLa mala ortografía:

Faltas de ortografía, inconsistencias gramaticales, vicios del lenguaje, errores de puntuación…

Ortografía y gramática no son aspectos menores, sino que están pensados para facilitar la lectura y comprensión del texto.

Además, la mala ortografía casi siempre va unida a una prosa descuidada, que necesita mucho más trabajo, y denota una absoluta falta de interés del escritor por el lenguaje, que a fin de cuentas es su herramienta de trabajo.

No importa lo buena que sea tu historia, la mayoría de los lectores la abandonaran cuando vean mala ortografía.

Nuestra solución es muy sencilla. Busca ayuda de un profesional que te hará muchísimo más fácil esta labor. En Azur Grupo Editorial contamos con grandes profesionales los cuales te ayudarán y aconsejarán para que tu obra quede perfecta. Si quieres saber más información puedes contactar con nosotros y te ayudaremos en l0 que necesites.

 

¿Cómo ser productivos a la hora de escribir un libro?

 

-Establece una rutina:

Los expertos dicen que son necesarios 21 días para establecer, modificar o romper un hábito.

Por eso lo mejor es dedicar un rato diario a escribir, y evitar de lleno la siempre tentadora procrastinación.

No es necesario escribir demasiadas palabras cada día y no es necesario hacerlo siempre a la misma hora, pero sí es necesario hacerlo todos los días.

El establecer una rutina hace que la maquinaria literaria se mantenga bien engrasada y, sobre todo, siga funcionando también durante todo el tiempo que pasamos lejos del ordenador o del cuaderno.

Así, cuando llegue la hora indicada y nos volvamos a sentar a escribir, las palabras brotarán de un modo más fluido y más dirigido que si lleváramos días sin abrir el grifo de nuestra creatividad.

Planifica tu objetivo:

Es difícil que aprovechemos nuestro tiempo al máximo si no sabemos qué es lo que queremos sacar de cada una de nuestras sesiones de escritura.

Por eso es muy importante hacer un pequeño esquema en el que anotemos qué sensaciones queremos transmitir en la escena en la que estamos a punto de ponernos a trabajar.

El objetivo de esta planificación es doble: por una parte conseguiremos escribir más palabras en el mismo tiempo al no tener que pararnos a pensar cada dos por tres cómo podríamos seguir ahora, y por otra lograremos que eso que hemos escrito necesite menos correcciones que si lo hubiéramos escrito más a la ligera.

Evita cualquier distracción:

Internet es un lugar maravilloso que nos permite tener acceso a recursos de los que no hubiéramos podido disfrutar de otro modo… pero también es una gran fuente de distracciones.

Y no nos referimos sólo a desconectarnos del correo electrónico y de las redes sociales como Twitter o Facebook, sino que también de los diccionarios en línea, los buscadores de sinónimos, las enciclopedias electrónicas, etc…

Ya tendremos tiempo de corregir todos los datos incorrectos y todas las palabras con las que no estamos del todo contentos una vez terminada la primera versión del manuscrito.

 

8 consejos de grandes autores para escribir fantasía y ciencia-ficción.

1. Robert J. Sawyer: conoce el mercado.

“Conoce el mercado. Si no lees ciencia-ficción (o fantasía) regularmente, estás condenado a fracasar. La ciencia-ficción (o fantasía) que encuentras en libro tiene poco que ver con la que verás en cine o en tv. Lee”.

3. Terry Pratchett: reescribe

“El primer boceto sirve solo para contarte la historia a ti mismo”.

Así que date permiso para escribir mal al principio; luego, siempre puedes revisarlo.

4. Orson Scott Card: planifica con cuidado cómo mostrar tu mundo de fantasía o ciencia-ficción.

«Un terreno en el que la ciencia-ficción difiere de otros géneros es el manejo de la exposición, la revelación ordenada de la información necesaria para el lector.
(…) Es una cuestión de equilibrio. Es como regar una planta. Poca agua, y se secará y morirá; demasiada, y se pudrirá y ahogará. La información es para los lectores como el agua a la planta; es la vida de la historia, y debe suministrarse con equilibrio.»

Demasiada información por adelantado hará que el lector no recuerde nada, y en cambio poca información hará que el lector no se entere  porque no se hace una idea de lo que está pasando.

De hay la importancia del equilibrio, ya que sino, nuestros lectores se aburrirán y se impacientarán.

5. Stephen King: sé raro

«Sé encantadoramente raro, y no te disculpes por ello.»

O sea, que si se te ocurren ideas extrañas y poco habituales, ¡apuesta por ellas!

Como el amigo Stephen tiene muchos consejos, te dejamos otro más de su cosecha.

6. Stephen King: haz que el lector ame a tus personajes

«Lo primero que hago es crear simpatía por mis personajes; después, solo después, saco a los monstruos.»

7. Joe Abercrombie: Busca opiniones ajenas

“Cuando termino una parte o un capítulo, le doy un repaso, corto y simplifico y habitualmente se la enseño a mi editor o mi familia, para que ellos le echen un vistazo y me digan si voy por buen camino. O no”.

8. Ray Bradbury: ten fe en ti mismo

“¿Un consejo para los escritores jóvenes? Vete a casa esta noche. Coge el teléfono, habla con esa gente que no cree en ti y diles que se vayan al infierno”.

 

 

 

Consejos de escritura de Jane Austen.

Jane Austen no solo fue una (gran) escritora sino que también fue una gran consejera a la hora de orientar a otros escritores.

¿Cuáles son estos consejos?

 

1º Si quieres escribir, primero lee.

 

Aquel o aquella, que no encuentra placer en una buena novela, no puede escribir. (Si no lees, no puedes ser escritor, es imposible, cuanto antes te convenzas de ello, mejor. Simplemente son cuestiones antitéticas)

 

2ºBusca con tus palabras la alegría y la felicidad de los demás.

 

No escribas enfadado/a.

Reflexiona un instante antes de escribir con ira. Lo escrito permanece más tiempo, con frecuencia eternamente, y hace más daño

 

Escribe de aquello que conoces.

Si no lo conoces, instrúyete.

 

5ºNo lo cuentes todo.

Proporcionar demasiados detalles en las descripciones tanto de lugares como de personajes, te puede llevar a obtener el resultado contrario que pretendes.

 

6ºHuye del estereotipo (el cliché) de personaje de novela.

En la vida real, las personas no son perfectas, tienen defectos. Sin ellos no resultarán creíbles.

 

 

 

 

Formula para hacer la novela policiaca perfecta.

Una de las exigencias que el género policíaco requiere del escritor es la de poseer la habilidad para implicar al lector en la trama en la que lo ha introducido, esto es, lograr que se convierta en detective.

La novela policíaca es mucho más que una simple historia. Es un juego entre el escritor y el lector, un reto que el primero lanza al segundo y en el que ambos compiten con las mismas reglas. De modo que conseguir que el lector acepte ese reto y se meta de lleno en el juego que el escritor le propone es el primero de los mandatos que el novelista debe cumplir.


1º Empieza por el final:

Aunque parezca raro, la mejor manera de escribir novela policíaca y conseguir que el misterio que estás proponiendo al lector funcione sin problemas es comenzar por el final, es decir, por la solución del enigma y, a partir de ahí, trabajar hacia atrás.

Para lograr esto, debes tener muy claro estos tres puntos:

  1. Quién es el asesino.
  2. Cómo cometió el crimen.
  3. Y por qué lo hizo.

 

A partir de ellos, imagina cómo se las ingenió el asesino para cubrir su pista, los errores que cometió al hacerlo (sí, el asesino siempre comete algún error), la coartada que se ha preparado, ¿alguien que lo ha visto? etc. De este modo, una vez que tienes bien trazado el camino que ha seguido el asesino, puedes sacar a escena a tu detective.

«Siempre conozco el final del misterio antes de empezar a escribir. La tensión debe mantenerse a lo largo de toda la novela y no debe haber demasiados interrogatorios tediosos. P.D JAMES.»

Este modo de trabajar es mucho más fiable para el escritor, porque le da una visión general de lo que ocurrió en realidad y de lo que el asesino pretende hacer creer que sucedió, y también porque, siguiendo este modo de trabajo, el escritor siempre caminará por la senda que le interesa: la de justificar con lógica la solución al enigma y todos los problemas que le han rodeado: todos esos detalles que hay que tener en cuenta para que cada hilo de la historia pueda anudarse al final y terminar en una resolución el enigma que satisfaga la inteligencia del lector.

El hecho de que conozcas con toda exactitud el punto exacto al que te diriges antes de que comiences a escribir te allanará el camino a la hora de introducir las pistas que el detective debe descubrir. Escribir novela policíaca de atrás hacia delante es la forma más eficaz de lograr una historia en la que todo cuadre con lógica.

 

2ºLa solución al misterio no se debe revelar, se tiene que comprender.

La clave para escribir novela policíaca que satisfaga al lector es hacerle creer que será capaz de descubrir al asesino antes de que lo haga el detective. Por supuesto, el trabajo del escritor consiste en evitar que lo consiga, pero siempre haciéndole creer que puede lograrlo.

La clave para escribir novela policíaca con éxito consiste, pues, en que los dos jugadores tengan las mismas oportunidades para solucionar el misterio. El detective debe llegar a la verdad a través de un proceso lógico que sea accesible también para el lector.

Esto es, el lector debe comprender la solución al misterio después de seguir las pistas que se han dado. Revelársela no es satisfactorio para él; hacérsela comprender, sí.

 

3ºDebes crear buenas pistas.

hora bien, alcanzar ese final que satisfaga al lector porque sea lógico y porque él haya contado con los instrumentos necesarios para resolverlo depende de las pistas que incluyas en tu historia y de la forma en que las sitúes y el lugar en el que lo hagas.

Por supuesto, escribir novela policíaca placentera para el lector no consiste en ponérselo fácil, sino todo lo contrario, en ponérselo difícil pero accesible, de manera que al final sea él quien se diga que el “culpable” de no haber vencido en el juego propuesto es él mismo porque no se percató de que la solución al crimen estaba ahí mismo, ante sus ojos.

Es decir, escribir novela policíaca que produzca satisfacción reside en colocar las pistas de manera que estén a disposición del lector, pero también de forma que le pasen desapercibidas.


La importancia de presentar pronto al asesino

Este punto afecta igualmente al asesino en lo que se refiere a su presentación. Una de las reglas básicas a la hora de escribir novela policíaca es la de introducir al asesino en las primeras páginas.

El escritor no puede esperar a mitad de la historia para hacerlo. Ten en cuenta que, desde el preciso instante en que el lector abre el libro, está “mosqueado”. Mosqueado en el sentido de que sospecha de todo. Hacia mitad de la historia, ya se ha ido haciendo una idea y, si es entonces cuando introduces al asesino, el lector no le dará la misma importancia que tendría de haber sido presentado antes.


¿Tienes escrita una novela policiaca? El departamento de valoración de Azur Grupo Editorial estará encantado de valorar tu obra sin ningún tipo de compromiso. Para pedir mas información accede a : CONTACTO.

(Puedes escribir a info@azureditorial.com o llamar al: 950114708 o 693561138)

 

1 2 3 4
Contacta con nosotros
close slider

CONTACTA CON NOSOTROS

[recaptcha]


He leído y acepto el Aviso Legal y la Política de Privacidad.

Declaro, bajo mi propia responsabilidad, ser mayor de 18 años y respondo de manera exclusiva de la veracidad de dicha declaración.

Acepto recibir la información que la entidad considere oportuno enviarme por correo electrónico o medio de comunicación electrónica equivalente. (Es posible darse de baja en cualquier momento).