Lecciones de escritura de Stan Lee.

¿Quieres crear un cómic, una novela o cualquier tipo de libro? ¿Qué te parece si repasamos algunas lecciones que de seguro te ayudarán?

 

Stan Lee es uno de los nombres clave de la historia de Marvel. Fue escritor, pero también editor en jefe y presidente de Marvel Comics.

Pero, además de ayudar a apuntalar una empresa muy poderosa, del trabajo de Lee se pueden aprender unas cuentas lecciones sobre escritura.

 

Escribir es un trabajo

Todas sus historias tenían detrás un punto de partida crucial: necesitaba dinero para poner la cena a la mesa y tener un trabajo. Lee dejaba claro que escribir era un trabajo y que por tanto no había que sentarse a esperar a que las musas llegasen.

 

El escritor tiene que leer

Un escritor antes que nada es un lector. Stan Lee recomendaba leer a los clásicos y leer mucho. Era la manera de aprender el oficio. Entre los autores que Lee empezó a leer cuando era un niño estaban Arthur Conan Doyle, Edgar Rice Burroughs o Mark Twain.

“El único consejo que puedo dar es, si quieres ser escritor, escribe. Y lee mucho, lee todo lo que puedas”.

                                                                                                                                                                                                                                             -. Stan Lee.

Encuentra lo que hace que tus personajes destaquen sobre los demás y lo que funciona como fuerza dramática

Pensar que los personajes que protagonizan una historia van a ser completamente diferentes a todo lo que se ha hecho hasta el momento no es muy realista. En la literatura, se podría decir que está todo inventado. Al final, lo que se escribe son historias que parten de arquetipos literarios que se han ido repitiendo a lo largo de los siglos. Lee reconocía que por mucho que lo intentes, tus personajes tendrán en común cosas con otros. Por ello, en lugar de obsesionarse con esa cuestión hay que encontrar qué es lo que hace que ese personaje no sea realmente como los demás y centrarse en ello.

 

“El personaje icónico debe tener algunas cualidades únicas que sean diferentes de los otros personajes, y eso hace que él o ella sea icónico. Y ese personaje mítico debe tener alguna cualidad que haga que el lector se preocupe por el personaje. Así que, detrás de todos los súper poderes, los trajes y lo demás, tiene que haber un ser humano por el que podamos sentir empatía y al que queramos que las cosas le salgan bien. Y por supuesto, a medida que se desarrolla la historia, al personaje no le salen las cosas bien y por eso nos preocupamos y nos interesamos, y deseamos que haya un final feliz”

                                                                                                                                                                                                                                             -. Stan Lee.

Tus personajes tampoco tienen que ser perfectos. De hecho, parte del secreto de sus historias de superhéroes estaba en que estos también tenían inseguridades y fallos y eran más humanos. Era algo que hasta que Stan Lee no lo empezó a hacer no era habitual.

“Si elaboras un personaje poderoso, sin ninguna vulnerabilidad, no creo que sea tan interesante para el lector”.

                                                                                                                                                                                                                                             -. Stan Lee.

Igualmente, y para que la historia avance, es importante encontrar qué es lo que hace que se produzca el choque dramático, cuál es el conflicto que funciona como motor de la historia.

“Es necesario inyectar un poco de filosofía o de algo para que el lector pueda reflexionar cuando lea las historias”.

                                                                                                                                                                                                                                            -. Stan Lee.

Entrevista con Celín Cebrián, autor de La memoria viene después.

-¿Por qué elegiste como título para tu obra: “La memoria viene después? ¿Qué
significa?

Porque la literatura parte a menudo de los recuerdos. Primero se vive y después aparece
el arte. Por eso la memoria viene después. Se llena el tintero para más tarde vaciarlo
escribiendo. Los recuerdos son experiencias, tiempo, fotografías del pasado que
analizaremos un buen día recordando. Y entonces siempre aparece la memoria.

-¿Por qué dices que es la típica historia que ahonda en el misterio íntimo del
hombre?

La vida en general es demasiado rutinaria y a veces demasiado sencilla, por no decir
simple, si no fuera por el destino, por ese “fatum” que define a menudo al hombre, que
le hace cambiar de caminos, de deseos, de ideas, y que llena los acontecimientos de
misterio, de dudas, y también de miedo, que es donde podemos hallar la esencia del ser
humano, incluidas sus contradicciones.

-Al crear tu obra, ¿qué te inspiraba? ¿Dirías que algún otro escritor? ¿Alguien
cercano a ti?

Cuando me pongo a escribir, siempre tengo que saber primero el título, cómo empieza
la novela y cómo termina. Y también cuántos capítulos va a tener. Como una especie de
escaleta. La estructura para mí es muy importante. Y, cuando lo tengo claro, va saliendo
sola. Eso de la inspiración… Yo no creo en la inspiración. Uno se forma como escritor,
o como artista, a través del tiempo. Llega un momento que debes tener claro el
concepto. Si no es así, lo mejor es dejarlo. Y en cuanto a las influencias… Hay de todo
un poco. Por un lado, en su día tuvieron mucho impacto o me influyeron Manuel Vicent
con su Balada de Caín, Camilo José Cela con Mazurca para dos muertos, El otoño del
patriarca de García Márquez, Juan Goytisolo, y sobre todo Francisco Umbral con sus
crónicas sociales y ese libro en prosa que es poesía pura y que se llama Mortal y Rosa.
Y para terminar, Roberto Bolaño.

-¿Por qué dirías que la gente debe leer tu libro? ¿Cómo piensas que tu libro
actuará en los lectores?

No me gusta dar consejos. La gente es libre de leerme o no. Siempre me parecieron
importantes los descubrimientos: de pronto, tienes en tus manos un libro que no creías
que te iba a influenciar y que te iba a gustar. Y esa sorpresa te lleva a seguir buscando, a
indagar en “arenas movedizas”. Mi libro, al igual que yo, su autor, no somos frívolos.
Por lo tanto siempre habrá algo en lo que pensar, en lo que reflexionar, para cambiar, en
la medida de lo posible, un trocito de este mundo para hacerlo más habitable, en
definitiva más humano. Es a lo que aspiro humildemente.

-¿Cuál dirías que es tu parte favorita de todo el libro? ¿Por qué?

Mi parte favorita son esos trozos en los que hago crónica social. No me van demasiado
las descripciones, pero sí las ideas, los cambios en la vida cotidiana, los temas de
siempre, como el amor, la traición, la duda…, y toda la pelusa que se esconde bajo la
alfombra de los seres humanos. Y ahí es donde mejor me desenvuelvo. Me gusta el
capítulo XXVII o la página 66.

Entrevista a los autores de Pactum La historia, Moisés García Bonhome y Jorge García Bonhome.

-Sabemos que Pactum empezó siendo un juego de mesa, ¿por qué decidisteis crear este libro? ¿Qué os motivó a llevar a cabo este proyecto?

En efecto, Pactum es un juego de mesa, luego vino la novela, no obstante, nuestra intención era ir más allá, hacer algo diferente. Crear el juego fue un proceso muy complejo pero finalmente lo logramos. La novela era necesaria para plasmar y darle vida a todo el proyecto, al universo Pactum. Nosotros teníamos claro, desde el principio, que no bastaba con publicar un libro o crear un juego. El juego tenía que estar, necesariamente, respaldado por una historia increíble que, incluso, pudiera ser real, el uno no puede existir sin la otra, y ahí reside la complejidad de todo el proyecto. Nuestra máxima aspiración siempre ha sido crear algo de la nada que perdure en el tiempo. 

-Escribir un libro de por sí, es difícil, conlleva mucho tiempo y esfuerzo, pero vosotros además sois dos.  Al ser dos autores,  ¿Os ha resultado fácil crear este libro y sobre todo expresar  todo de manera conjunta?

Si hay una palabra que no encaja en el universo Pactum es “fácil”, al contrario, todo lo que rodea a pactum es sumamente complejo. Tanto el juego como el libro nos han generado  verdaderos quebraderos de cabeza y mucha ansiedad, temíamos no estar a la altura. A modo de ejemplo, te voy a contar cual es el verdadero secreto de nuestra novela, lo que, en nuestra opinión, la hace diferente. Siéntate en una mesa con una hoja en blanco y un lápiz e intenta escribir una historia larga sin tocar ninguno de estos temas: Experiencias Personales, Biografías, Historia, Religión, Ciencia ficción, Hechos reales, Política, Sucesos… ahora dime que te queda. En este sentido, en esta historia, la colaboración de los dos autores ha sido necesaria, vital, de otro modo hubiera sido imposible hacerlo.  

-¿Es verdad que habéis podido probar una teoría física con Pactum, La historia?

Ese es un tema muy interesante y verdaderamente curioso que nos ha reportado una  satisfacción personal, al margen de la novela propiamente dicha, extraordinaria, y, en consecuencia, nos vamos a pronunciar.  Cuando escribimos Pactum, la historia, lo primero que pensamos es que había que darle  un trasfondo científico, real, a toda la historia, porque la amenaza de una realidad tangible es lo que verdaderamente te pone los pelos de punta. Y en ese sentido, nosotros  defendimos una hipótesis, basada en la física cuántica, de la que nunca antes habíamos oído hablar, incluida la comunidad científica, pero que era tan simple y original, que podía funcionar. Cuando una noche, por casualidad, recibí un artículo de unos científicos  estadounidenses cuyas teorías e investigaciones podrían probar y justificar los hechos  acaecidos en nuestra historia, sencillamente, no lo podía creer, me dio un vuelco el corazón   y llamé inmediatamente a mi hermano, eran las tres de la mañana. Y en cuanto dijimos que nos íbamos a pronunciar, lo vamos a hacer. Nosotros pensamos  que en un futuro, la ciencia demostrará que Pactum puede ser un libro de no ficción, por eso  hemos incluido este género en la respuesta anterior.  

-En vuestro libro decís que quién resuelva el enigma  ganará un premio, ¿pensáis que se podrá resolver? ¿Os han llegado ya posibles respuestas válidas?

Así es, por averiguar el enigma que encierran sus páginas hay un premio, una recompensa,  que parte de los 500 euros y se va incrementando en función de los libros vendidos. En lo referente a su solución, nosotros pensamos que es relativamente sencilla, lo verdaderamente complicado es servirse de las herramientas adecuadas para resolverlo, es decir, prescindir de lo superfluo y utilizar la lógica y el sentido común, a nuestro entender, las cualidades más preciadas del ser humano. Las partidas de Pactum, por ejemplo, se resuelven con esta fórmula, todo el universo Pactum se rige por la lógica y el sentido común. Y no, las personas que lo han leído, algunas muy inteligentes, no han sabido resolverlo, pero en fin, en ocasiones la imaginación supera todo lo inimaginable.  

-Además, veo que si nadie puede resolver el enigma se destinará todo el premio a la asociación ASPROMIN (asociación pro personas con discapacidad intelectual), ¿por qué elegisteis esta asociación? ¿Algo en especial?

Exacto, a título personal nuestra mayor ilusión era colaborar con alguna entidad y ofrecerles nuestra ayuda. El proyecto Pactum carecería de sentido si solo se hubiera reducido a un libro y un juego, desde esta perspectiva, con nuestras creaciones tenemos la potestad absoluta de gestionar las donaciones garantizando una transparencia y honestidad absoluta y publicando cualquier acto relacionado con ello para que el público en general sea  testigo y disfrute tanto como nosotros. Y en cuanto al misterio, finalmente, si nadie lo resuelve, el bote acumulado irá íntegro a   ASPROMIN (Asociación pro disminuidos psíquicos de Alcoy). Además, siempre que se  venda un juego o un libro, parte de esos beneficios Irán destinados a ellos, de hecho, ya  hemos hecho posible algunas donaciones. Elegimos ASPROMIN después de hablar con nuestro ayuntamiento y barajar posibles  instituciones. Nosotros vivimos cerca de sus instalaciones y desde pequeños los hemos  podido seguir, observar, y hasta convivir con ellos, existe un vínculo con estas personas que vamos a intentar mantener hasta el fin de nuestros días, fisiológicamente hablando, hasta que muramos, y nuestra esencia pase a formar parte de nuestra propia creación, de nuestro  propio universo.

8 consejos de grandes autores para escribir fantasía y ciencia-ficción.

1. Robert J. Sawyer: conoce el mercado.

“Conoce el mercado. Si no lees ciencia-ficción (o fantasía) regularmente, estás condenado a fracasar. La ciencia-ficción (o fantasía) que encuentras en libro tiene poco que ver con la que verás en cine o en tv. Lee”.

3. Terry Pratchett: reescribe

“El primer boceto sirve solo para contarte la historia a ti mismo”.

Así que date permiso para escribir mal al principio; luego, siempre puedes revisarlo.

4. Orson Scott Card: planifica con cuidado cómo mostrar tu mundo de fantasía o ciencia-ficción.

“Un terreno en el que la ciencia-ficción difiere de otros géneros es el manejo de la exposición, la revelación ordenada de la información necesaria para el lector.
(…) Es una cuestión de equilibrio. Es como regar una planta. Poca agua, y se secará y morirá; demasiada, y se pudrirá y ahogará. La información es para los lectores como el agua a la planta; es la vida de la historia, y debe suministrarse con equilibrio.”

Demasiada información por adelantado hará que el lector no recuerde nada, y en cambio poca información hará que el lector no se entere  porque no se hace una idea de lo que está pasando.

De hay la importancia del equilibrio, ya que sino, nuestros lectores se aburrirán y se impacientarán.

5. Stephen King: sé raro

“Sé encantadoramente raro, y no te disculpes por ello.”

O sea, que si se te ocurren ideas extrañas y poco habituales, ¡apuesta por ellas!

Como el amigo Stephen tiene muchos consejos, te dejamos otro más de su cosecha.

6. Stephen King: haz que el lector ame a tus personajes

“Lo primero que hago es crear simpatía por mis personajes; después, solo después, saco a los monstruos.”

7. Joe Abercrombie: Busca opiniones ajenas

“Cuando termino una parte o un capítulo, le doy un repaso, corto y simplifico y habitualmente se la enseño a mi editor o mi familia, para que ellos le echen un vistazo y me digan si voy por buen camino. O no”.

8. Ray Bradbury: ten fe en ti mismo

“¿Un consejo para los escritores jóvenes? Vete a casa esta noche. Coge el teléfono, habla con esa gente que no cree en ti y diles que se vayan al infierno”.

 

 

 

Entrevista con Adolfo Martín Espinosa, autor de Peones.

-¿Cuál fue el motivo por el cual decidiste crear tu primera obra “Yo Alicia”? ¿Desde el principio tenías claro que sería una trilogía?

 Siempre he tenido inquietud por la escritura. Con “Yo, Alicia”, ciertas situaciones me llevaron a abrir el cuaderno y a decidirme a escribir una historia que tenía en mente desde hacía tiempo.  ¿Una trilogía? Pensé que los personajes principales daban para más y hay muchas historias tanto personales como profesionales que deben continuar.

 

-El título “Peones”,  ¿a qué se debe? Explícanos un poco sobre su significado.

 El título, “Peones”, tiene mucho que ver con el núcleo central de la historia, es una forma de hacer ver que todos, en cierto modo, somos peones, aunque no lo veamos, no seamos conscientes, que vivimos muchas situaciones, horas o días que no nos pertenecen y que nuestros movimientos en el tablero de ajedrez son muy limitados.

 

-Mientras has estado creando estas obras, ¿Dirías que has tenido que enfrentarte a algún reto relacionado con dichas obras?

Cada obra es un reto, en mi caso necesito estos retos para seguir adelante. Construir personajes, construir historias, noches de mal dormir porque las ideas van surgiendo cada hora, cada momento. 

-¿De qué modo unes tu primera obra “Yo Alicia” con la segunda “Peones”?

La conexión entre “Yo, Alicia” y “Peones” estuvo muy clara desde el principio. Tenía que continuar esas historias que quedaron abiertas. También pretendí escribir de otra forma, sin tanta piel, más técnica, más dinámica.

 

–  Como bien sabemos, “Yo Alicia” y “Peones” son parte de una trilogía, ¿y la tercera parte?

¿Puedes decirnos algo sobre el tercer libro?

La tercera parte está, mitad aún en las palabras escritas,mitad en la fábrica de la mente. Es un reto porque he decidido escribir una novela en tiempo real, algo así como un único plano secuencia. Otra investigación del Grupo de Homicidios pero con otra perspectiva temporal. 

 
 
 

Consejos de escritura de Jane Austen.

Jane Austen no solo fue una (gran) escritora sino que también fue una gran consejera a la hora de orientar a otros escritores.

¿Cuáles son estos consejos?

 

1º Si quieres escribir, primero lee.

 

Aquel o aquella, que no encuentra placer en una buena novela, no puede escribir. (Si no lees, no puedes ser escritor, es imposible, cuanto antes te convenzas de ello, mejor. Simplemente son cuestiones antitéticas)

 

2ºBusca con tus palabras la alegría y la felicidad de los demás.

 

No escribas enfadado/a.

Reflexiona un instante antes de escribir con ira. Lo escrito permanece más tiempo, con frecuencia eternamente, y hace más daño

 

Escribe de aquello que conoces.

Si no lo conoces, instrúyete.

 

5ºNo lo cuentes todo.

Proporcionar demasiados detalles en las descripciones tanto de lugares como de personajes, te puede llevar a obtener el resultado contrario que pretendes.

 

6ºHuye del estereotipo (el cliché) de personaje de novela.

En la vida real, las personas no son perfectas, tienen defectos. Sin ellos no resultarán creíbles.

 

 

 

 

Contacta con nosotros

CONTACTA CON NOSOTROS


He leído y acepto el Aviso Legal y la Política de Privacidad.

Declaro, bajo mi propia responsabilidad, ser mayor de 18 años y respondo de manera exclusiva de la veracidad de dicha declaración.

Acepto recibir la información que la entidad considere oportuno enviarme por correo electrónico o medio de comunicación electrónica equivalente. (Es posible darse de baja en cualquier momento).