Firma de libros: Claves para el éxito.

Una firma de libros es un evento que cualquier autor quiere que sea inolvidable. Pero puede ser un gran reto, sobre todo si eres novato en este mundillo.
Por eso queremos compartir con vosotros estos tres consejos para que tu firma de libros sea un éxito.

1.Tener una actitud proactiva.

Sí. Podemos decir que esto es totalmente la clave.

Tu actitud lo es todo. No puedes sentarte a leer tu libro esperando a que se acerquen las personas deseosas a comprarlo. Hay que ser realista; tienes que promocionarlo.

*Aconsejamos que cuando te acerques a las personas con una gran sonrisa, les dejes tocar y leer un poco el libro, así es más probable que lo compren*

 

2.Olvida los «escuderos».

Con escudero nos referimos a ese familiar/amigo que no se separará de ti en todo momento. No decimos que no puedan ir a verte o acompañarte un poco. Pero si las personas de tu alrededor te ven exclusivamente con una pèrsona durante 30 minutos hablando lo más probable es que no se acerquen a ti.

*Pueden visitarte pero después del saludo, la firma y una breve conversación, pídeles amablemente que se retiren. Para no ahuyentar a los posibles clientes*

 

3.Presta atención al día y la hora.

Organizar una firma entre semana no es buena idea, suele haber poca afluencia de público. Los días ideales para firmar van del viernes por la tarde, al domingo por la tarde, es decir, como es lógico, el fin de semana.

*Sobre la hora, intenta que no sea a primer hora ni a última: a primera muchas personas pasearán por el evento echando un vistazo y puede que, para cuando decidan comprar, tu horario de firma ya haya acabado, a última hora la afluencia suele ser menor y muchos asistentes ya han finalizado sus compras.*

 

Cómo escribir un libro de cocina: ingredientes para el éxito.

Si hay algo que se ha heredado con el método «boca a boca» y de generación en generación son las recetas de cocina, pero es obvio que los libros de cocina, las compilaciones y los recetarios son los que han permitido durante generaciones que la forma de elaborar los platos y los secretos de muchos de ellos lleguen invariables hasta hoy en día.

¿Tengo que ser necesariamente un chef para escribir un libro de cocina?

Absolutamente no, pero necesitas pasión, entusiasmo por la comida y debes ser capaz de transmitir esta emoción al lector a través de texto e imágenes realistas. Muchos cocineros no profesionales han escrito libros de cocina. Lo que necesitas son buenas recetas y ser un buen escritor. Si el libro es entretenido y resulta en comida sabrosa, esos son los elementos de un buen libro de cocina.

Recopila recetas de cocina:

Seguramente esta será la parte del proceso que más tiempo ocupe, porque no solamente es encontrar las viejas recetas familiares, tienes que hacer una investigación para saber si están completas, las medidas de los ingredientes son los correctos y descubrir si la explicación de la elaboración está elaborada de la manera más sencilla y útil.

En este paso del proceso la clave está en: «Revisa, cocina, comprueba y vuelve a revisar.»

¿Variedad o especialidad?

Llegó el momento de decidir si tu libro va a estar formado de un popurrí de clases de comida, o si por el contrario, va a constar de una serie de recetas que todas entre sí, sean de una misma especialidad. (Por ejemplo: recetas veganas, recetas para celiacos…).

El título:

El título tiene que tener la capacidad de diferenciar tu obra del resto de libros de recetas del mercado y que, de ese modo, sea elegido por los lectores interesados. Tal vez no parezca muy importante, ya que no se trata de vender una emocionante novela, sin embargo has de pensar que el título tiene que describir claramente qué tipo de recetas vamos a encontrar en él. 

 

 

 

 

 

5 Razones por las que los autores no acaban sus manuscritos (y como solucionarlo)

Según la UNESCO se producen unos 2.2 millones de libros al año; aunque seguramente serían muchos más si nos atrevieramos a acabar de escribir todas esas historias que en algún momento nos ilusionaron.

Muchos son los escritores que no terminan sus manuscritos; veamos 5 de las las razones y las maneras de evitarlas:

1.Tener demasiados proyectos para terminar uno.

Suele pasar que cuando escribimos más de un libro a la vez es mucho más probable que dejemos uno a la mitad, o lo que sería peor, no terminar ninguno.

Por eso te aconsejmos que vayas por partes, es mejor tener un manuscrito entero terminado que varios a mitad. Y aunque es verdad que las nuevas ideas pueden estar inundando tu mente, lo que debes hacer es ir anotándolas para mas tarde hacer uso de ellas. Pero ahora debes centrate en el que tienes entre manos.

2.Reescribir constantemente los capítulos.

Estar repetitivamente editando un mismo capítulo será una razón que nos relentizará y no lograremos avanzar en nuestra obra. Esto suele ocurrir cuando no tenemos muy claro como va a seguir nuestra obra.

Lo más aconsejable es terminar el borrador antes de corregirlo, ya que además de ser un esfuerzo innecesario estar constantemente reescribiendo (siempre y cuando la trama no lo necesite); ya habrá tiempo de corregir y editar.

3.Perder la pista de tu historia.

Cuando llega a un punto en el que no sabe que hacer es un motivo por el que el autor se empieza a desanimar. Empieza a pensar que la lectura se ha vuelto monótona, que la trama no está muy cuidada… y esto hace que se detenga y decida desechar su novela con la esperanza de empezar otra.

Nuestro consejo es que tengas la cabeza fria y la paciencia suficiente para enfrentarte a estos retos a su debido tiempo, es mucho más facil dedicarte a cambiar los aspectos que te desagradan cuando tienes el manuscrito terminado.

4.No llevar una secuencia al escribir.

Aveces se aconseja escribir los capítulos de su novela sin una secuencia cronológica como solución a un bloqueo. Pero esto puede ser un arma de doble filo,ya que si el autor no posee la capacidad de unir estos fragmentos y entrelazarlos de manera lógica, pondrá fin a su tareay enviará el manuscrito a la basura.

Lo mejor es enfocarse en lo que va a suceder en el próximo capítulo en lugar de preocuparnos por lo que podría suceder siete o doce capítulos más adelante. Empieza escribiendo el capítulo uno, luego el dos, después el tres… y omite la secuencia como último recurso.

 

5.Ser envidioso o inseguro.

Solemos compararnos unos con otros ,en el caso de un escritor, se compara con otro que ya ha publicado, y en vez de usar los logros de los demás como estímulo para lograrlos, se reprocha por no ser igual que el. Empieza a sucumbir en las dudas y acaba pensado que es un pésimo escritor (aunque nunca nadie haya leído nada de lo que escribe). 

Por eso, en vez de compararte con otros escritores, lo que debes hacer es terminar tu obra. Estamos seguros que detrás de todo tu miedo hay un gran escritor con una gran historia esperando ser terminada. Solo debes dar ese gran paso. ¿Te atreves?

Contacta con nosotros
close slider

CONTACTA CON NOSOTROS


He leído y acepto el Aviso Legal y la Política de Privacidad.

Declaro, bajo mi propia responsabilidad, ser mayor de 18 años y respondo de manera exclusiva de la veracidad de dicha declaración.

Acepto recibir la información que la entidad considere oportuno enviarme por correo electrónico o medio de comunicación electrónica equivalente. (Es posible darse de baja en cualquier momento).