8 Trucos para redactar una obra literaria que sea legible y comprensible

8 Trucos para redactar una obra literaria bien

Al redactar una obra literaria hay que ser concretos, no hay que mezclar ideas. La obra tiene que tener una estructura coherente que facilite la lectura. Esto es algo indispensable para redactar una obra literaria y hacerlo bien. Vamos a ver a continuación 8 trucos para asegurarnos de que un texto se lee y se comprende con facilidad.

 

1. Para redactar una obra literaria mejor no hay que escribir como se habla

La construcción del lenguaje hablado y escrito son diferentes. Estos deben seguir una determinada estructura. Asegúrate de que cada frase tiene sujeto, predicado y los complementos necesarios. De esta manera cada idea estará enunciada y concluida.

2. Estructura las ideas

Hay que tener claro sobre qué se va a escribir y qué se quiere lograr. Hacer un borrador donde apuntes las ideas principales a tratar y luego desarrollarlas de manera ordenada será una técnica apropiada para redactar mejor una obra literaria. Agrupa todo lo relacionado con una misma idea en un mismo párrafo o en párrafos consecutivos, evita saltar de un tema a otro de forma desordenada confundiendo al lector.

3. ¡Muy importante la puntuación!

Puntuar correctamente es indispensable para redactar mejor, ayuda organizando el texto para que no sea caótico, de este modo se consigue una escritura fluida.

Evita párrafos largos compuestos por una única oración. Relee el texto en busca de frases demasiado largas y trata de separarlas en frases más cortas. Este punto es vital para no saturar sin descanso al lector.

4. Menos es más (adjetivos y adverbios)

En lugar de unir una cadena de varios adjetivos, para redactar una obra literaria bien, te aconsejamos buscar aquel que exprese a la perfección lo que quieres decir. Reduce el uso de adjetivos y adverbios.

Acumular palabras no vuelve una idea más clara, se trata de encontrar la palabra apropiada.

5. Evita repetir palabras

Si acabas de emplear una palabra, para redactar mejor te aconsejamos no repetirla de nuevo. Repetir palabras denota pobreza de vocabulario. Usa un diccionario de sinónimos para encontrar alternativas.

6. Elimina muletillas

Casi todos tenemos esa muletilla que repetimos siempre. Búscala en tus textos para redactar mejor y erradícala.

7. ¡Errores!

Equivocarse es de humanos. A pesar de ello, trata de evitar los errores. Para escribir mejor una obra literaria consulta todas tus dudas con un diccionario para cerciorarte de la grafía exacta de la palabra sobre la que no estás seguro o de que significa lo que tú crees.

8. Corrige

Revisa el texto al menos dos veces. Lee el texto en voz alta. Dáselo a leer a un amigo. Así te asegurarás de que no hay errores, pero también de que es un texto comprensible que trasmite con claridad tus ideas.

Debes prestar atención a los puntos que acabamos de ver para redactar mejor si vas a escribir un texto literario, una novela o un relato. Así que tenlos siempre presentes.

 

Estos son nuestros 8 trucos para escribir una obra literaria bien. No solo te aconsejamos tenerlos en cuenta, sino que estamos seguros que nos dejaremos en el tintero alguno que otro. Así que si quieres ayudarnos a completar este artículo con algún otro aspecto o truco que tú utilices para redactar una obra literaria estaremos deseando conocerlo Te animamos a dejarlo en un comentario.

8 consejos para escribir una escena erótica creíble

consejos para escribir una escena erótica

El sexo es un proceso natural en el ser humano. Pero para hablar de él puede resultar complejo, sobre todo cuando tratamos de introducirlo en un texto. Por eso, los escritores deben prestar especial atención a la hora de escribir una escena erótica. En el día de hoy desde Azur Editorial queremos ayudarte con consejos para escribir una escena erótica que creemos útiles si en tu próxima obra vas a incluir un pasaje de este tipo. Coge papel y lápiz que empezamos.

 

Consejos sobre cómo escribir una escena erótica creíble

Nunca olvides que escribes para tu público

Cuando se escribe una escena erótica es importante definir a quién va dirigido. Por ejemplo, para adolescentes, el tratamiento de la escena erótica debe ser diferente al de los relatos para adultos.

Lo importante es que tenga lógica dentro de la historia, que no parezca forzado.

El erotismo depende de tus personajes

El sexo debe acontecer de forma natural, siempre en base a las experiencias y personalidades de los implicados. Por eso, es fundamental definir muy bien a los protagonistas de una relación sentimental y/o sexual.

El sexo no es igual para todos, por tanto tampoco lo será para tus personajes. Dos jóvenes que mantengan relaciones sexuales porque están enamorados no lo sentirán ni lo vivirán de la misma forma que dos desconocidos que solo buscan placer en el otro y no mantienen vínculos afectivos. Por eso, tú tampoco debes narrarlo del mismo modo.

¿Qué siente cada uno de los implicados?

Dentro de la experiencia sexual hay dos puntos de vista: el de los dos individuos, (en el caso de haber dos implicados). Por eso, es importante saber qué significa para cada uno de dicho encuentro sexual. Para uno puede ser estar enamorado, e intimar con el ser querido implique algo especial y mágico, mientras que para el otro puede que no sea más que un “encuentro casual”.

Desde cada personaje, el mismo hecho puede tener interpretaciones y descripciones completamente diferentes entre sí. Lo ideal en casos distintos es contar la historia desde fuera, para dar a entender la versión de cada uno, lo que puede atraer poderosamente la atención del lector.

Las consecuencias de la escena erótica

Normalmente, cuando se da importancia a una escena en una historia es porque tendrá una consecuencia en la evolución de los hechos. En caso de que sea así, es mejor dejar clara la forma en la que ambos personajes se han compenetrado. Resaltar el nivel de intimidad alcanzado tras un encuentro erótico permitirá a los lectores comprender los sucesos relacionados con este hecho que estén por venir.

El uso del erotismo como recurso

Describir una escena sexual requiere: disposición, relajación y disfrute. Como autor, necesitas pasárselo bien al escribir una escena erótica si quieres conseguir que la redacción resulte creíble. Se trata de comprender lo que está sucediendo, de compenetrarse con los propios protagonistas.

Hay que estimular los sentidos de los lectores para que entiendan lo que se busque resaltar en un momento así.

Ante todo, naturalidad 

Es crucial que todo ocurra con naturalidad. No solo en el acto en sí, también los hechos previos. Es importante describir dichas circunstancias con anterioridad, para que quede claro por qué han impulsado las acciones de los protagonistas, y que no parezca mero capricho del autor. Ese tipo de cosas desmejoran un texto, por eso hay que prestarles mucha atención.

El lenguaje a utilizar 

El lenguaje que se utilice vendrá definido por el “tipo” de sexo que se vaya a describir. La pasión, el salvajismo e incluso la monotonía se cuentan de formas distintas.

Los elementos descriptivos 

Finalmente, en cuanto a la descripción, recuerda que no tiene que ser mecánica. Recomendamos que se recurran a figuras literarias siempre que se necesite reflejar las emociones y sensaciones de los implicados, para que tu texto sea sutil, de calidad, y se centre en lo verdaderamente importante.

No olvides que el mero hecho de hablar de sexo no convierte una historia en un relato erótico. Lo importante es aprender a darle su justo valor para la trama y para despertar el interés del lector.

 

Desde Azur Editorial esperamos que os hayan resultado interesantes y llevéis a la práctica alguno de estos consejos sobre cómo escribir una escena erótica que os hemos dado hoy. Y, por supuesto, nos interesa saber tu opinión sobre ellos o que nos ayudes a completar este artículo con consejos que crees que podrías dejar para otros escritores como tú. Te animamos a hacerlo dejando en un comentario.

Consejos de escritores para escritores

Consejos de escritores para escritores

Más vale aprender de los errores ajenos que esperar a cometerlos uno mismo. Y más si hablamos de un oficio que abarca tanto y que es tan complejo. Para dar un buen uso a la escritura , el escritor debe aprender algo distinto sobre su trabajo cada día. Y qué mejor enseñanza puede haber que las impartidas por los mejores escritores del mundo. De escritores para escritores:

1. Vive una escena, no te limites a escribirla. 

No utilices el camino fácil en tus descripciones, lo único que conseguirás será privar de intensidad y realismo a tu obra. Utiliza la magia de las palabras, el doble sentido, las metáforas… Recurre a tus herramientas narrativas y haz buen uso de ellas. Hay muchas formas de contar algo, por el camino fácil y predecible no es el aconsejado. Estimula tu mente antes de escribir e intenta imaginar aquello que quieres narrar. Un escritor debe crear sensaciones con sus palabras.

-No me digas que la luna brilla. Muéstrame el brillo de la luz en el vidrio roto.

Anton Chekhov

***

2. Tu decides.

En demasiadas ocasiones las opiniones ajenas pesan más que las nuestras, dejando que tu talento e inventiva dependa del criterio de otra persona. Haz caso omiso a lo que te digan. Es tu arte, tu historia. Medita con sabiduría las opiniones constructivas sobre tu libro, pero no olvides que la última palabra la tienes tú.

-Escribe sobre lo que quieras. Nadie dijo antes que Harry Potter se publicara: “oh, debería haber un libro sobra Harry Potter”. Sabes que podrás contar una buena historia sobre ello. Así que, no dejes que nadie te diga sobre lo que tienes que escribir. ¡Tú mandas!

Philip Pullman

***

3. No decepciones al lector.

Si destacas algún elemento durante la narración, úsalo. No dediques tiempo extra a describir elementos que no son importantes para la trama, despistarás y decepcionarás. Debes elegir a qué dedicas las palabras en tu narración. No desperdicies frases con información superflua, ni inviertas poco tiempo en lo que realmente importa.

-Si en el primer acto tienes una pistola colgada en la pared, entonces en el siguiente capítulo debe ser disparada. Si no, no la pongas ahí.

Anton Chejov

***

4. Siente cada palabra.

Escribir consiste en abstraer la mente, concentrarte en lo que tienes delante y dejar que toda tu creatividad fluya. Se debe escribir con pasión, con emoción y con ilusión. Siempre y cuando quieras que tus resultados sean tomados en serio.

-Escribir no es complicado. Te sientas delante de la máquina de escribir y sangras.

Ernest Hemingway

***

5. Escribe, escribe, escribe.

No sólo basta con volcarse en lo que hacemos, sino hacerlo con constancia y ritmo. A escribir se aprende escribiendo. Después de escribir diez mil palabras las siguientes diez mil serán mejores que las anteriores.

-Cantidad produce calidad. Si solo escribes algunas cosas, estás condenado.

Ray Bradbury

***

6. La imaginación no atiende a normas.

Muchas buenas historias se desperdician cuando se tienen en consideración estos aspectos. No te preocupes si a uno no le gusta.

-No existes los libros morales o inmorales. Los libros están bien escritos o mal escritos. Eso es todo.

Oscar Wilde

***

7. Deja pistas para hacer que el final sea espectacular.

Comienza tu historia con pistas sobre el desenlace, haciendo que poco a poco vaya cobrando sentido.

-El primer párrafo es el último disfrazado.

Richard Peck

***

8. Haz que tus personajes cobre vida.

Este recurso es muy efectivo. Interpreta a tus propios personajes y lee sus diálogos en voz alta. Haz las correcciones que necesites hasta que la conversación quede natural y realista.

-Si estás utilizando el diálogo, dilo en voy alta mientras lo escribes.

Jonh Steinbeck

***

9. Invita al lector a entrar en tu mundo.

En el momento en que escribas las primeras frases de tu obra estarás creando tu propio mundo, espacio o realidad. Haz de la lectura una experiencia. No esperes a que el lector adivine dónde está, debes dejárselo claro desde el principio.

-Las promeras oraciones son puertas a mundos.

Ursula K. Le Guin

***

10. El talento no es determinante.

La excusa más común que frena a los escritores es esa de: “es que yo no tengo talento” o “es que yo no sirvo para esto”. Puede que sea cierto y necesites sudar para escribir algo medianamente decente. Pero, ¿y qué? Si te gusta escribir, si eres feliz escribiendo, si disfrutas escribiendo… entonces escribe. Da igual cómo se te dé, da igual que no tengas un don o la misma facilidad que otras personas. Una mala excusa nunca debería frenarte.

-Me llevó quince años descubrir que no tengo talento para escribir. Pero no pude dejar de hacerlo, pues para ese entonces yo ya era demasiado famoso.

Robert Benchley

Contacta con nosotros

CONTACTA CON NOSOTROS


He leído y acepto el Aviso Legal y la Política de Privacidad.

Declaro, bajo mi propia responsabilidad, ser mayor de 18 años y respondo de manera exclusiva de la veracidad de dicha declaración.

Acepto recibir la información que la entidad considere oportuno enviarme por correo electrónico o medio de comunicación electrónica equivalente. (Es posible darse de baja en cualquier momento).